Cuando la lluvia cae

Cuando la lluvia cae, todo en la vida diaria parece ser más complicado, más difícil, más desganado.
Hoy es de esos,  el cielo gris y oscuro quiere prolongar más la noche , el frío empañó las ventanas y  entre el calor de las frazadas,se hace casi imposible abrir los ojos  y comenzar  la rutina, pero las cosas hay que hacerlas, las responsabilidades, obligaciones y sobre todo el reloj , no saben de pronósticos de tiempo, ni las  malas consecuencias  que acarrea nuestra modorra, simplemente hay que LEVANTARSE.
Tenemos que pensar como hacer para  “tomar al toro por las astas” y hacer de este día, un día de sol.
Decirnos a  nosotros mismos, que lo mejor es abrir los ojos y comprobar que aún seguimos vivos, que aún respiramos, que podemos  hacer que este día sea mejor que el de ayer, pensamos en lo que nos hace bien y nos decimos que es una buena oportunidad para agradecer que podemos sentir,  que podemos vivir, que tenemos la oportunidad una vez más  de  cambiar  nuestra suerte para bien o para mal, que no podemos perder un minuto más en intentarlo, que este día puede tener mucho más de lo que parece que tendrá, podemos hacerlo  más alegre o más triste, todo dependerá de nosotros, tenemos el don del libre albedrío, ese don único que tenemos cada uno para cambiar nuestra existencia,  nuestro destino, por ende, que un día de lluvia no nos lo impida, que mojarnos un poco tiene su encanto,   un  día de lluvia tiene su propio sol, el sol que le ponemos cada uno desde nuestra fuerza interior, desde nuestra energía  y capacidad para cambiar las cosas .Que este día de lluvia no nos impida proponernos pequeños o grandes  propósitos para cambiar nuestra vida o la de alguien, que la lluvia no moje nuestra alegría, que solo sirva para lavar  de nuestra cara las lágrimas de la noche, que refresque la risa que nos produce vernos despeinados y desalineados por caminar bajo ella ,  eso no es nada comparado con  lo que tenemos que hacer,  con lo que les proponemos, nada más ni nada menos, hacer de este día gris ,un día , cálido y con  un sol único y brillante!

Edición: Martina Paz y Camila Fernández.

2 comments

  1. sandra simionati · abril 25, 2013

    Me gusta la lluvia, no lo puedo evitar. Me recuerda mi infancia y juventud. La reunión con compañeras y amigas. Los partidos de truco. Los primeros libros leídos.

  2. Fanny · abril 26, 2013

    Por eso me encantan los dias de lluvia !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s