Cuando te sientas mal…

No abandones la esperanza…

Es lo que te da fuerzas para seguir adelante.

Cuando sientas que ya nada te importa…

Nunca dejes de creer en Dios.

Mientras creas que puedes lograrlo…

Tendrás un motivo para intentarlo.

No dejes que nadie retenga tu felicidad en sus manos…

Sujétala en las tuyas para que siempre esté cerca de ti.

No esperes que lo que deseas venga a ti…

Búscalo con toda tu alma, sabiendo que la vida te encontrará a mitad del camino.

Nunca te olvides de reír ni dejes que el orgullo te impida llorar…

Cuando reímos y lloramos es cuando vivimos en plenitud.

No sientas que has perdido cuando tus planes y tus sueños no alcanzan a cumplir tus anhelos.

Cada vez que aprendes algo nuevo sobre ti o sobre la vida, has avanzado.

No hagas nada que pueda disminuír el respeto que sientes por ti mismo.

El estar satisfecho con uno mismo es esencial para estar satisfecho con la vida.

 

Edición: Valentina Saibene

2 comments

  1. Fanny · mayo 9, 2013

    Gracias.

  2. sandra simionati · mayo 19, 2013

    Muy lindo mensaje…para esos momentos especiales que todos tenemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s