La película de mi vida

A veces imagino mi propia vida como una película. Eso hace que las pequeñas preocupaciones diarias adquieran menos importancia y que los momentos de alegría se vean exaltados. Creo que es una película que está transcurriendo y eso me permite agregarle humor a situaciones estresantes, o relativizarlas. Este hecho me recuerda que todavía mi historia no ha llegado el punto final y que, si Dios quiere, aún queda tiempo para realizar lo que hasta ahora no he alcanzado, o para dar lo que hasta ahora no he dado. A veces imagino mi vida como una película que posee música en algunas escenas. Eso me ayuda a no perder la perspectiva y entender que aunque nosotros estemos muy inmersos en nuestros problemas cotidianos, la vida es un todo que debemos conquistar y mejorar, mejorándonos y conquistándonos a nosotros mismos. Fundamentalmente, no debemos perder la visión del conjunto y debemos saber hacia qué lado se está inclinando la balanza… más allá de las preocupaciones de cada momento, más allá de las dudas y más allá de la poca fe que podamos tener en nosotros.
Si la vida es una película y los protagonistas somos nosotros, vivamos de manera que, al final, cuando hayamos abandonado este mundo, dejemos a los espectadores que aún continúan acá con algún buen mensaje, habiendo recibido alguna buena acción de nuestra parte y con ganas de aplaudir cuando aparezca la palabra FIN en nuestras vidas.

Imagen

Edición: Cayun Camila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s